EL VALS ENTRE UN LÁPIZ Y UNA MANO

Un lápiz y una mano cruzaron su camino, sobre un escritorio amarillo. Como no se conocían muy bien, se observaban intensamente. Así como fríamente se calculan el color negro y el blanco en el ajedrez.

El lápiz, siendo el más firme, hizo el primer movimiento. Con mucho cuidado, se arrimo a la mano. Apenas rozó contra sus dedos, y ella saltó de miedo! Lo que el lápiz no sabía es que la mano no confiaba en sí misma. Que si no me muevo bien? Que si no me sale bien? Pues ella temía al fracaso de sus propios dedos.

El lápiz, también siendo el más intuitivo, presintió esa inseguridad. Se le volvió a arrimar a la mano, pero esta vez, con su gomita roja. Ella entendió ese gesto, y lo abrazo muy fuerte entre sus dedos. Y, sin decirse nada, se pusieron a bailar sobre la pista de líneas de un cuaderno. Con cada paso que la mano guió, el zapato del lápiz fue dejando huellas hechas de carbón.

Con cada paso, se sintió más segura de sí misma.  Pues ella sabía que ahí estaba esa gomita roja, quién la protegería. No de sus errores; sino, contra su auto juicio y contra sus inseguridades.

Y lo que resultó de ese gran vals entre ese lápiz y esa mano son estas palabras, las cuales tus ojitos están leyendo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s